“Conociendo el Libro Álbum”, Entrevista con Erica Lozano Simón

Nos entrevistamos con Erica Lozano Simón, maestra de infantil y educación primaria, máster de investigación y literatura infantil. Habituada a trabajar con una herramienta poco común, pero sumamente interesante, llamada “Libro Album”.

El libro álbum es un género particular en el que el texto y la imagen se complementan, existen unos huecos vacíos que los llena el lector con su discurso.

Hemos sabido que está muy familiarizada con una herramienta que nos ha llamado la atención llamada “Libro Album”. Nos gustaría que nos hablara sobre ella.  

aidan chambers

Aidan Chambers

Descubrí hace unos años, a través de la literatura infantil, el libro álbum, que es un género literario que aquí no es muy conocido pero en países como Inglaterra o EE.UU llevan bastantes años trabajando con él. El libro álbum es un género particular en el que el texto y la imagen se complementan, existen unos huecos vacíos que los llena el lector con su discurso. El libro finaliza cuando se comparte. Lo que hacemos en clase es aplicar esta técnica. Seguimos el enfoque de Aidan Chambers, de esta manera, tenemos unas sesiones que se llaman conversaciones literarias. Yo actúo de mediador, les leo el libro y después seguimos una estructura base en cuanto a que los niños tienen la libertad de expresar lo que el libro les evoque. Esa estructura base está compuesta por cuatro preguntas, que A. Chanbers dice que son “esenciales, generales y básicas”, que son: “¿Qué es lo que más te ha gustado?”, “¿Qué es lo que menos te ha gustado?”, “¿Hay algo que te ha resultado extraño?” y “¿Te ha recordado algo?”. Yo llevo cinco años aplicando la técnica y por mi experiencia decidí incorporar una última pregunta que me parecía interesante para ver si habían conectado emocionalmente con el libro álbum, la pregunta es: “¿Se lo recomendarías a alguien?”, porque considero que recomendamos las cosas que nos gustan. La verdad que esta pregunta me ha servido mucho para seleccionar el libro álbum, ya que no todos te dan el mismo resultado. Las preguntas en su conjunto permiten generar entre ellos un debate muy interesante en el que el mediador canaliza las respuestas devolviéndolas al grupo.

Tenemos unas sesiones que se llaman conversaciones literarias. Yo actúo de mediador, les leo el libro y después seguimos una estructura base en cuanto a que los niños tienen la libertad de expresar lo que el libro les evoque.

Entonces hay una historia base y luego partes que ellos tienen que completar, ¿es así?

Sí, yo les digo que son pistas porque el ilustrador y el escritor hacen así la historia para que sea el lector el que la complete. A lo mejor la idea que tienen ellos de base no tiene nada que ver con lo que le genera al alumno o al adulto.

Aquí es muy importante la escucha porque a través de ella es como poco a poco vamos llenando el puzle.

¿Son bocadillos lo que queda por completar?  

Es el todo, es el formato en sí.portada el tunel Hay muchos ejemplos, tenemos a Anthony Browne, que es un referente, con su obra “El Túnel”, que se considera como un libro álbum imprescindible. Si lo ojeas verás que nada es gratuito: en la portada hay un túnel en el que se mete una niña y en la contraportada hay otro túnel en el que la niña no está, y no está por un motivo… Igual que si abres verás una pelota y un libro que al principio están separados y al final están juntos, eso también es por algo… Ese tipo de elementos son los que encontramos entre todos. Aquí es muy importante la escucha porque a través de ella es como poco a poco vamos llenando el puzle. La verdad es que desde que descubrí el libro álbum estoy emocionada porque les das a los alumnos la palabra y para ellos es un espacio de libertad. En la escuela, lamentablemente, estamos tan encorsetados con el currículum, el horario, el planing… que no hay espacio para estos elementos. Además, no hace falta que tú les recuerdes cuándo tiene lugar esta sesión, los alumnos lo saben perfectamente y te lo recuerdan constantemente: “seño, hoy tenemos conversaciones, ¿no?”. Ese es otro indicador de que realmente es algo que les gusta.

anthony-browne

Anthony Browne

Desde que descubrí el libro álbum estoy emocionada porque les das a los alumnos la palabra y para ellos es un espacio de libertad.

¿Cómo dice que lo llaman ellos?

Ellos lo llaman “conversaciones literarias”. Esa es otra de las cuestiones que yo reivindico: los adultos pensamos que los niños, por ser niños, no el tunelentienden y a veces los infantilizamos más de lo que son mediante el lenguaje. A mí  me gusta llamar a las cosas por su nombre, si son conversaciones literarias, así se las presento. Intento adaptar algunas palabras, como “pistas”, que la gente “importante” lo llama de otra manera, pero incluso también les introduzco terminología, por ejemplo: estos cuentos tienen otra particularidad y es que unos te llevan a otros, “El Túnel”, te lleva a otros cuentos de Anthony Browne, entonces, cuando ellos son capaces de establecer la relación, yo les digo que a eso la gente “importante” lo llama “hipertexto”, y es así como se le llama. De esta forma, ellos también se apropian de ese término. Si a un niño desde pequeño, le enseñas lo que es un hipertexto, incorpora la palabra en su lenguaje. Por eso reivindico siempre que a las palabras hay que llamarlas por su nombre.

Las preguntas en su conjunto permiten generar entre ellos un debate muy interesante en el que el mediador canaliza las respuestas devolviéndolas al grupo.

Además “hiper”, es una palabra que ellos manejan mucho… Erica, la estoy notando con una fascinación enorme al hablarme sobre todo esto…

Se me nota, ¿no?

Se le nota, sí. Le quería preguntar, ¿qué ha apreciado que le comuniquen los niños a través del libro álbum?

Mire, el soporte es muy bueno, yo lo veo como una excusa para hablar de la vida, porque lo que llevan ellos a las sesiones es su mochila, su “yo”, y su “yo” con todo lo que les rodea. Salen un montón de historias, a veces son duras… Me acuerdo una vez que usamos “El Pato y la Muerte”… El tema de la muerte es muy tabú en educación infantil y para una investigación quise demostrar que cuando a los niños se les lleva un libro de una manera natural y sin ningún tipo de tabú, ellos lo incorporan de otra manera. Cuando llevé este el pato y la muerte 2libro a la sesión yo iba un poco temerosa, como adulta que soy, pensando “a ver qué me encuentro”, “¿seré capaz de abordarlo?” ¡y para nada! ¡Fue todo muy natural! Incluso ellos le daban un matiz positivo, un matiz infantil que tienen ellos, “naces, pues mueres”. Piensan que el pato tenía que morir, que es precisamente lo que le sucede. Hay una calavera que lo cuida durante todo el cuento. Surgió todo muy natural y ellos no tuvieron ningún problema en incorporar el tema de la muerte. El adulto, que en este caso era yo, era el que tenía sus reticencias, ¿por qué? Por mi mochila, por como a mí me han enseñado. Lo que me gusta también de esta metodología es que me exige a mí como profesora estar constantemente reflexionando. Es muy dinámico, muy vivo e igual que me lo exige a mí, se lo exige a ellos. Llegas a percibir como sus cabecitas están activadas durante toda la sesión. Las sesiones suelen durar, esto también es muy interesante, treinta, cuarenta minutos, incluso cincuenta, tiempo en el que estamos interactuando con un libro y todos juntos. La atención es plena y no es por mí, es por el soporte, es por el libro y por lo que se genera en el ambiente. Yo simplemente dinamizo sus respuestas y se las devuelvo a ellos. Al principio los alumnos contestan con monosílabos y yo les pido que me expliquen un poco más, es decir, tiro del hilo para que ellos vayan explayándose.

el pato y la muerte

El soporte es muy bueno, yo lo veo como una excusa para hablar de la vida, porque lo que llevan ellos a las sesiones es su mochila, su “yo”, y su “yo” con todo lo que les rodea.

El que ellos pongan tanta atención, ¿cree que puede ser porque sienten que en ese espacio hay una mayor libertad para la escucha?

Ahí entran dos factores, uno es la libertad y el otro es la seguridad y la confianza. Es muy importante que ellos en ese tiempo y ese espacio se sientan seguros y acogidos. Eso lo da también el cuento; una sesión empieza y termina, es decir, al finalizar queda cerrada. Puede pasar de todo en cuanto a lo que digan y expresen, pero en cuanto termina la sesión se queda ahí. Es un momento mágico para ellos.

Lo que me gusta también de esta metodología es que me exige a mí como profesora estar constantemente reflexionando. Es muy dinámico, muy vivo e igual que me lo exige a mí, se lo exige a ellos.

¿Cómo educadora, qué hace con esa información tan valiosa que obtiene de estas dinámicas?

Una de las cosas que hago esla vocecita investigar, es decir, analizo el tipo de respuesta que dan los alumnos e intento demostrar que a medida que vamos teniendo este tipo de conversaciones, se hacen alumnos más competentes en materia literaria. Pero a nivel personal percibo que ellos, sin apenas darse cuenta, se hacen más tolerantes, escuchan más, se tienen más en cuenta, están más atentos a lo que pasa a su alrededor, ven pistas que les recuerdan al libro album en carteles, en anuncios… A veces les tengo que frenar: “no, esto no es un libro álbum”. Me da la sensación de que estas sesiones trascienden y van más allá de la clase, de tal manera que se lo llevan consigo mismos. A veces crean personajes y esos personajes forman parte del aula. Recuerdo un cuento que se llama “La Vocecita”, que además es muy escatológico y por ello pienso que muchos profesores no lo llevarían al aula, en el que hay un personaje que se llama “Conejoman”, pues bien, más adelante estábamos haciendo una actividad completamente distinta y en ella quisieron que estuviera este personaje, entonces, como decía, el contenido de las sesiones trasciende.

Percibo que ellos, sin apenas darse cuenta, se hacen más tolerantes, escuchan más, se tienen más en cuenta, están más atentos a lo que pasa a su alrededor…

Este libro álbum del que me habla, que es más escatológico, ¿a los niños les parecía interesante?

Cuando lo llevé la primera vez al aula me dijeron, por lo incorporado que tienen lo políticamente correcto en su interior, que ese libro no era para llevar al cole. En ese momento hice ejercicio de autoridad, les dije que consideraba que ese libro era adecuado, que dejaran de pensar en eso y que disfrutaran. Con este libro álbum me di cuenta de que llevaban el tabú y tuve que romperlo. Normalmente ellos saben que es un espacio de libertad, pero con este en concreto pensaron que no era correcto, pienso que por lo que suelen decir sus padres a los niños.

la vocecita

A veces están tan institucionalizados que no se expresan libremente y muchas veces actúan según lo que el adulto espera de ellos, no lo que a ellos les surge o quieren.

En parte me sorprende porque los niños precisamente suelen jugar con lo escatológico: les gusta más revolcarse, se meten en el barro, hacen cosas que a los adultos nos parecen guarrerías… 

Claro, esa reacción de la que te hablaba fue la inicial, pero luego fue todo genial; se reían mucho con lo que le pasaba al personaje y se lo pasaron muy bien, pero al principio sí que me decían eso. A veces están tan institucionalizados que no se expresan libremente y muchas veces actúan según lo que el adulto espera de ellos, no lo que a ellos les surge o quieren. Eso lo tienen muy aprendido desde que llegan a la escuela, con tres años muchos ya lo adquieren. Eso a mí no me gusta porque no es el tipo de enseñanza que quiero aportar. Pienso que los límites son necesarios, pero compatibles con crear un espacio de libertad. Todo pasa porque el niño sea tenido en cuenta y sea escuchado. Si tú conectas con un niño en el sentido en que él se siente especial, le escuchas y le tienes en cuenta, yo creo que todo tiene cabida. Los límites vendrán porque tienen que estar y además es un elemento que también les da seguridad, pero insisto, no tienen que privar la libertad de cada alumno como individuo.

El libro album tal como me lo está presentando es algo como una dinámica grupal, ¿no es algo que se pueda realizar individualmente?

Sí, se podría hacer. Lo que pasa es que en este caso sería más fácil que lo hiciera un padre con su hijo. Esa es otra de las tareas que hago: difundir a los padres el potencial de este tipo de libros. Lo que pasa es que me encuentro con un problema a nivel de formación; aunque parecen preguntas muy sencillas, cuando estás en plena dinámica, manejar las respuestas de tal manera que tú no condiciones es complicado. Yo llevo cinco años haciendo esto y creo que el año pasado empecé a tener conciencia de que dominaba la técnica sin influir sobre las respuestas. He tenido que realizar un ejercicio bastante importante de contención. Cuando los padres del colegio usan el libro álbum, se dan cuenta de que no les sale como a mí. Ellos lo intentan y ven sus carencias, pero aun así les digo que el encuentro con ellos va a ser muchísimo más intenso y de calidad que el que puedan tener conmigo por mucho que sea su maestra. En ese sentido siempre les animo.

el tunel 2

¿Esta técnica la ha aplicado desde sus inicios como maestra? 

No, yo empecé con mucha ilusión hace diez años, pero poco a poco me di cuenta de que me iba apagando. Era como si el sistema me apagara la ilusión. Hace unos siete años, hice un postgrado de literatura infantil y ese momento fue el que hizo que me reenganchara y recobrara mi espíritu. Sobre todo porque descubrí este componente emocional en la lectura con alumnos. Esta línea es lo que me ha hecho volver al aula con fuerzas renovadas. Porque sí que es cierto que a veces siento que estoy en otra onda en cuanto a la educación. Intento estar dentro del sistema educativo tal como es hoy, pero por la manera que tengo de ver las cosas me cuesta mucho sentirme parte de él.

Hace unos siete años, hice un postgrado de literatura infantil y ese momento fue el que hizo que me reenganchara y recobrara mi espíritu. Sobre todo porque descubrí este componente emocional en la lectura con alumnos. Esta línea es lo que me ha hecho volver al aula con fuerzas renovadas.

Porque tiene un pensamiento más divergente…

Eso, yo soy de pensamiento divergente, creativo… creo en el potencial de los alumnos, creo en el dejar hacer, dar tiempo… Este tipo de cosas que, como tenemos el libro que parece que sea el tótem de la educación, a veces no tienen cabida. Saber conjugar mi manera de ver las cosas manteniéndome en el sistema educativo me ha costado mucho. La literatura me ha ayudado a ello.

el tunel 3

Le preguntaba si había aplicado esta técnica desde sus comienzos por un motivo: ¿Ha notado un cambio entre el desarrollo de los alumnos que tenía cuando no aplicaba el libro álbum respecto a los alumnos de ahora con los que sí lo usa?

Yo creo que mis primeros alumnos tenían el mismo potencial que los de hoy, lo que pasa es que no tenía tantas herramientas para sacarlo. El libro álbum me ha servido para sacar partido a la potencialidad de los alumnos, sí, es un gran recurso. Al hablar tú de pensamiento divergente me viene a la cabeza que me llama la atención que ahora está de moda por Cesar Bona, el profesor al que nominaron al premio nobel de maestros. Su pensamiento va en esta línea y ahora que le han nominado, todo el mundo quiere subirse al carro. Lo que me sorprende de esto es que muchos profesores lo hacen sin pensar, lo hacen porque está de moda, no porque haya un ejercicio de reflexión interna. Te das cuenta de que es una apariencia y que para nada están en esa línea, es más, les cuesta mucho porque en el fondo no se lo creen. Estoy siendo muy crítica, pero hay gente muy competente también.

Saber conjugar mi manera de ver las cosas manteniéndome en el sistema educativo me ha costado mucho. La literatura me ha ayudado a ello.

Respecto a nuestro proyecto, Creciendo Con Eco, me comentó que había leído nuestro blog.

Sí, el tema de la escucha me hizo pensar, porque me doy cuenta de que los padres andan muy perdidos, trabajan mucho y le dedican muy poco tiempo a sus hijos. Lo que llevo observando desde hace tiempo es que intentan suplir el tiempo de estar con ellos, de jugar, de escuchar… con lo material. Ese es otro de los elementos con los que me encuentro en el aula y que me cuesta mucho romper. Sobre todo en temporadas como la navidad en la que ya llevan el chip consumista y cuesta un montón que vean que hay otras cosas. El otro día estábamos en clase con la carta de los reyes y les dije a los chicos que me llamaba mucho la atención que no hubieran pensado en que hay niños que no tienen regalos, que qué hacíamos con eso. En ese momento se quedaron paralizados y pensaron, pero de primeras les sale el bombardeo material. No solo eso, mira, las entradas y las salidas al cole son un buen momento para observar la interacción entre padres e hijos. A veces ni siquiera se dan un beso, veo que los niños en seguida les echan la mochila y preguntan “¿Qué me has traído?”. La primera frase no es “me lo he pasado genial” o algo por el estilo, no. La primera frase es “¿Qué me has traído?”. Esto es algo que me enfada y se lo hago saber a los chicos, les hago ver que hay que preocuparse por otras cosas.

el tunel 4

Me doy cuenta de que los padres andan muy perdidos, trabajan mucho y le dedican muy poco tiempo a sus hijos. Lo que llevo observando desde hace tiempo es que intentan suplir el tiempo de estar con ellos, de jugar, de escuchar… con lo material.

Me parece sumamente interesante que como maestra tenga esta visión porque es totalmente psicológica y tiene en cuenta la parte emocional de los niños.

“Damos nuestras preferencias a nuestros preferidos”, a mí siempre me ha gustado mucho el mundo de la psicología, esta vertiente, y el camino te lleva por ahí.  Luego está el etiquetaje, que es algo que me pone muy nerviosa. Ahora todo el niño que es movido es hiperactivo. Yo le digo a mis compañeros que las estadísticas no tienen sentido: no puede ser que haya tanto niño hiperactivo. Esto tiene que ver con lo que hablábamos antes: si un niño es movido, nos molesta y, en lugar de mirar por qué ese niño es movido y buscar como profesional las herramientas y estrategias para que no sea tan movido, se diagnostica, se etiqueta, se medica y entonces le anestesias. Estamos hablando de un niño… no me parece serio, ni razonable. Igual que te hablo de hiperactivo, hablo de autista y otro tipo de trastornos. Cualquier niño que sea diferente molesta y yo actúo al revés: niño que veo diferente, niño que integro todavía más en el aula. Recuerdo hace unos años en un colegio en que trabajé en el que teníamos al lado otro cole de educación especial. Los niños no tenían ni idea de que existía ese centro y yo me preguntaba “¿cómo puede ser que tengan justo al lado una realidad tan diferente y no la conozcan?”. Entonces me hermané con ese colegio para hacer una vez al mes una actividad juntos, así al fin interactuaron con ellos. Esto lo cuento por lo siguiente: hicimos un vídeo de presentación y luego se presentaron también los niños de ese cole. Muchos de estos alumnos iban en silla de ruedas, no podían hablar… No se me olvidará nunca la cara que pusieron cuando vieron su presentación… En ella se dieron cuenta de las limitaciones de estos chicos. Al principio les produjo rechazo, preguntaban: “seño, ¿qué pasa?”, pero conforme fueron pasando las semanas, fueron dándose encuentros, fueron dándose vivencias, acabaron siendo mis alumnos los que tiraban de la silla de los que no podían andar. Cambió totalmente su discurso. A final de curso vinieron ellos y vieron el colegio. Digo esto, que tiene que ver con lo del libro álbum, porque a veces hay que dar tiempo y espacio para que las cosas pasen.

el tunel 5

Si un niño es movido, nos molesta y, en lugar de mirar por qué ese niño es movido y buscar como profesional las herramientas y estrategias para que no sea tan movido, se diagnostica, se etiqueta, se medica y entonces le anestesias.

Lo que habla sobre la medicalización es algo que está muy de moda…

Sí, pienso que abusan de la confianza de los padres. Es algo que, en muchos casos, te está ofertando el colegio o un profesional y tú confías en ellos. Los padres a veces deberían decir que no a ciertas cosas, por mucho que lo diga el colegio, pero no lo dicen porque no conocen o porque confían, así que se juntan dos factores que provocan que haya niños anestesiados y esto es algo que me da mucha pena. Limita a los niños en todas sus facetas: en relacionarse en estar integrados…Eso no es ir a la causa. Eso es un parche y los parches no sirven a largo plazo.

Limita a los niños en todas sus facetas: en relacionarse en estar integrados…Eso no es ir a la causa. Eso es un parche y los parches no sirven a largo plazo. A veces hay que dar tiempo y espacio para que las cosas pasen.

 el tunel 6

 

 

Anuncios

Un comentario en ““Conociendo el Libro Álbum”, Entrevista con Erica Lozano Simón

  1. Pingback: Entrevista a Erica Lozano Simón, “Si un niño es movido, nos molesta, se diagnostica, se etiqueta, se medica y entonces le anestesias” | Creciendo con eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s