Entrevista a Eloísa Samaranch, “El Centro escolar cada vez tiene un rol más importante en cuanto a la contención y el acompañamiento psíquico del niño y del adolescente”

logotipoaapipna

Nos hace mucha ilusión traerles hoy esta entrada, en la que les invitamos una vez más a reflexionar sobre este tema tan importante, la escucha al niño. Esta vez, de la mano de Eloísa Samaranch.

eloísa negro 2

Eloísa Samaranch es Licenciada con grado en Filosofía y Ciencias de la Educación (Sección Psicología) por la Universidad de Barcelona, es psicóloga en consulta privada desde 1986, psicoterapeuta de la FEAP, miembro asociado de SEPIPNA, vocal de AAPIPNA de 1997 hasta 2008 y vicepresidenta de AAPINA desde 2009 hasta la actualidad. También es psicóloga y coordinadora del Departamento de Orientación de un colegio privado-concertado de Zaragoza, desde 1988 hasta la actualidad.

Hace unos días, tuvimos la oportunidad de mantener una conversación con ella, en la que hicimos un recorrido sobre la condición actual del niño y los factores o los por qué de las situaciones nuevas que aparecen. A continuación les presentamos parte del coloquio y les invitamos a unirse a este interesantísimo debate que hemos estructurado en varios bloques:

Me llama mucho la atención algo muy básico, pero muy importante, el camino más sencillo de averiguar lo que le pasa al otro es preguntarle cómo se siente, qué tal esta… y esto, curiosamente, no suele darse. Las maneras de llegar son mucho más sencillas de lo que a veces se cree. Basta con preguntar, mirar, escuchar…

ACERCA DE LA ESCUCHA AL NIÑO…

Creciendo con Eco: Yendo hacia la escucha al niño, que es nuestro tema principal, ¿hay alguna cosa que te venga en mente? ¿alguna reflexión que quieras hacer?

Eloísa: Pues sí, me llama mucho la atención algo muy básico, pero muy importante, el camino más sencillo de averiguar lo que le pasa al otro es preguntarle cómo se siente, qué tal esta… y esto, curiosamente, no suele darse. Da la sensación de que muchas veces colocamos al niño en otra categoría distinta a la de sujeto, como si no sintiera, ni pensara, está ahí, hay que cuidarlo, pero como si no tuviera subjetividad, como si no sintiese, ni padeciese…

En mi carrera profesional, lo que detecto es que el niño se expresa constantemente, a través de la palabra, a través de los gestos, del dibujo, del juego… pero si no nos detenemos a mirarlo, si se le considera un crío que hace niñerías, no nos damos cuenta de lo que nos está transmitiendo. Las maneras de llegar son mucho más sencillas de lo que a veces se cree. Pregúntale, mírale, escúchale… los niños nos dan una información brutal.

Creo que hay muchos padres a los que la angustia de ver que el niño puede estar sufriendo, y que a lo mejor ellos tienen algo que ver en ello, les lleva a hacer un mecanismo de barrido, de negación, que impide que lo que le está sucediendo pueda ser abordado. Otros, lamentablemente, parecen consideran al niño en una categoría distinta, en la que no tiene importancia lo que le puede estar pasando,  ya se le pasará…

Creciendo con Eco: Estamos totalmente de acuerdo. Además, los niños que están en nuestras consultas suelen tener eso en común, que los padres no han sabido o han podido interesarse por el mundo interno del niño, o tenerlo en cuenta como una subjetividad independiente a la suya.

EloísaEn muchas ocasiones no hay una patología grave detrás. Ayudando a estos padres a tomar contacto con su mundo interno, muchos de ellos son capaces de darse cuenta de que a ellos les pasa algo similar, se desbloquean, y pueden ponerse en marcha para ayudar a su hijo.

Cuando  aparece un niño con una sintomatología grave,  piensas: “a ver cómo consigo ayudarlo a que lo exprese de alguna manera…” y  la mayoría de las veces sucede que, a la primera de cambio, te vuelca todo lo que le está sucediendo y te cuestionas “¿no se lo han preguntado nunca…?”

En unos casos, se percibe mucha angustia en los padres por si a su hijo le pudiera pasar algo, (como si por ser niño no le pudiera pasar nada) y, en otros, los casos más difíciles, aparece una profunda convicción en los padres de que al  niño “no le puede pasar nada…”.

Cuando el niño sufre, se rebela, lo expresa de alguna manera, y es lo más sano que puede hacer, como queriendo decir: “estoy aquí, déjame ser”

Creciendo con Eco: ¿Puede suceder también el otro extremo? Es decir, querer, de manera controladora e insistente, preguntar “¡¿qué te pasa?! ¡¿Qué te pasa?!” De tal manera que anulas también la posibilidad de que exista una comunicación.

EloísaEfectivamente, así es, y esto se observa a menudo. Las consultas más frecuentes tienen que ver, por un lado, con la sobreprotección y, por el otro, con  situaciones en la que hay una exigencia y control abusivos, en las que se deja al niño en una situación de objeto. El niño percibe, entonces, que solo rindiendo al máximo va a ser aceptado. Es en estos casos cuando se priorizará el rendimiento a cualquier precio, pensando en el bien del niño, pero consiguiendo el efecto contrario.

En seguida se detecta que esta exigencia está muy mediatizada por lo que les pasa a los padres. Cuando la actitud del adulto es tan directiva, con manifestaciones  tan dirigidas y cerradas, el niño y/o el adolescente se siente abrumado y coaccionado a hacer y decir lo que detecta que sus padres quieren. A este tipo de actitudes parentales suelen suceder actuaciones impulsivas y/o de aislamiento por parte de los hijos, complicándose la situación cada vez más. Va a depender mucho del grado del desarrollo psíquico de los padres el que esta situación se pueda revertir.

Cuando más contacto hay con el niño en la cotidianidad, más fácil es comunicarse con él: sabes de su vida, sabes lo que hace, sabes de sus preocupaciones… y se produce una comunicación  mucho más fluida. Si no hay apenas conocimiento de su situación y quieres saberlo todo en dos minutos… en esos dos minutos el niño está cansado o lo quiere es jugar, que es otra forma en la que el niño también comunica lo que le está pasando…, pero muchas veces esto no se sabe…

ellasfamiliagrito_1024

La manera que tenemos los adultos de relacionarnos con los niños no siempre es la mejor para ellos

ACERCA DE LA GRAVEDAD EN LOS CASOS DE LA ACTUALIDAD…

Hay muchos niños solos frente a sus preocupaciones, sin interlocutores válidos que les ayuden a decodificar lo que les pasa y padres sin espacio mental para sus hijos.

EloísaUna de las cosas que quería comentaros, en relación a este tema, es que en los dos últimos años nos estamos encontrando, los profesionales que trabajamos con niños, con un número cada vez mayor de casos con un nivel de exigencia y de perfeccionamiento desmedidos  que, cuando llegan a la adolescencia,  no pueden  elaborar las frustraciones habituales que conlleva la vida, viéndose abocados, entonces, a realizar conductas de alto riesgo y peligrosas. El cutting (cortes en la piel) es un ejemplo de ello y, lamentablemente, cada vez están apareciendo más conductas de este tipo, cuando estos niños llegan a la adolescencia… La falta de la palabra, de poder sujetar a través del lenguaje, lleva a la impulsividad, a la actuación…

Es muy importante, por ejemplo, trasmitir a los padres que los hijos no van a rendir más escolarmente estudiando más, en muchas ocasiones, resulta incluso contraproducente, se acaban bloqueando, no rinden y encima se creen que no valen, produciéndose una lesión importante en su autoestima. Los niños y adolescentes, necesitan distraerse, jugar, vivir la etapa que les toca vivir, tener amigos, hacer deporte… ¡Si a través de juego el niño aprende a simbolizar!  ¡Y simbolizar es básico para la adquisición de los aprendizajes!

También  los adultos debemos aprender  a desconectar, seguro que afrontaríamos las dificultades de otra manera…

Creciendo con Eco: Parece que estas cuestiones van en aumento y cada vez hay más preocupación y más consciencia acerca de la existencia de ciertas problemáticas. También vemos cómo éstas se transforman: no son los mismos los trastornos que se iban viendo antes que los de ahora.

EloísaEfectivamente, como os he comentado, de un tiempo a esta parte, se detecta un aumento exponencial de casos con sintomatologías graves. No podemos olvidar nunca  que la escucha del niño y el adolescente, tiene que ser una escucha que debe tener en cuenta el contexto de su historia. No podemos tener una visión de lo que el niño hace sin incluir de dónde viene, qué ha vivido, que está viviendo y qué mensajes se le transmiten.

Esta etapa actual tan convulsa, refiriéndome a la crisis, les está afectando, y mucho, a los niños. La situación socio económica por la que están pasando muchos padres, también está privando al niño de tener unos padres que tengan un espacio mental para poder atenderles por la situación de estrés en la que ellos están inmersos… tenemos que ser conscientes de ello… la situación de crisis, no solo está influyendo a los adultos, los niños son las primeras víctimas de ello… Hay muchos niños solos frente a sus preocupaciones, sin interlocutores válidos que les ayuden a decodificar lo que les pasa y padres sin espacio mental para sus hijos.

Estas consecuencias de la crisis la estamos viendo claramente en los niños y las vamos a seguir viendo, lamentablemente, a corto y medio plazo…  Muchos de los niños, por ejemplo,  diagnosticados de un trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad, lo que nos están mostrando, cuando tienen un espacio para poder hablar, es que  lo que subyace a esta situación, lo que en realidad está en juego, es la dificultad de poder tener un acompañamiento y una escucha adecuada por parte del adulto.

También vemos la contrapartida, padres que trabajan mucho, que son  prácticamente todos los que trabajan. Es urgente que, de una vez por todas, se tome muy en serio el tema de la adecuada conciliación de la vida laboral y familiar. Lo que nos estamos jugando es mucho. El tremendo esfuerzo, el enorme desgaste psíquico  que esto supone para los padres, repercute directamente en los hijos.

Creciendo con Eco: Eso que dices nos parece muy importante porque, por un lado, hablando sobre la crisis: ¿cuántas familias hay con dificultades económicas que rozan o viven la pobreza? Las condiciones son difíciles y, si entras en un estado de riesgo económico en el que no puedes mantener a tus hijos, te ves agobiado por esta cuestión. Eso sin duda tendrá consecuencias en tu propio estado de ánimo y eso se transmite a los hijos. Por otro lado, con el exceso de trabajo sucede lo mismo: el abuso que hay por parte de algunas empresas es salvaje porque, ante tanta cantidad de gente en paro, o lo haces o ya vendrá otro. Así es muy difícil tener conciliación familiar.

EloísaTenemos que darnos cuenta de que esto va a tener consecuencias a gran escala. En muchos países europeos, los padres están en casa a las seis. Esto va a suponer que nosotros vamos a tener niños más frágiles, más desvalidos, con menos recursos, con más fracaso escolar y con menos proyección profesional. Los niños y adolescentes, por el contrario, que tienen la suerte de que sus padres puedan tener una adecuada conciliación, les van a proporcionar mayor estabilidad emocional, van a tener más posibilidades de poder acceder a puestos de mayor responsabilidad y van a tener más oportunidades, por lo tanto, de ir mejorando las cosas.

A veces, parece que confundamos cantidad con calidad, irse antes que el jefe está mal visto, da igual si lo que haces es rentable o si optimizas tu trabajo… ¡y todo esto es tiempo que privas a tu familia! No solo rendimos más porque nos formamos, leemos y trabajamos: el salir, desconectar, conversar… también ayuda, y mucho. Si no sabemos trasmitir esto adecuadamente, el niño y el adolescente aprende que, para sus padres, la exigencia es lo más importante, con lo cual su nivel de ansiedad aumenta y, cuando no consigue los objetivos propuestos, siente que no es aceptado, e incluso, que no va a ser querido. Recordemos que para los niños, el no sentirse aceptados, equivale a no se sentirse queridos, con todo lo que ello conlleva…

Creciendo con Eco: Los adultos necesitamos jugar también, lo hacemos de manera diferente: interactuando con los amigos, leyendo, viendo una película, yendo al teatro, a ver monólogos… Eso te oxigena.

Eloísa: Fíjate lo que debemos de estar presionados, mediatizados por la época en la que vivimos, que hemos perdido lo esencial, y lo esencial está en lo básico.

dnews HarmonsKickball

Los adultos necesitamos jugar, algo a lo que frecuentemente se renuncia.

ACERCA DEL PAPEL DEL ENTORNO EDUCATIVO…

En el mundo actual, la creatividad, la iniciativa, el comunicarse y relacionarse, es fundamental… Tenemos a los niños excesivamente exigidos y controlados, haciendo deberes todo el día, y esto les va minando y castrando. Se ha confundido educar con castrar. Creo que el efecto de la cultura mal entendida está haciendo estragos.

EloísaEn muchos casos, se confunde educar con castrar. Vemos a demasiados adultos de tendencia excesivamente controlada, rígida, poco espontanea, poco natural, pendiente siempre de la imagen, de lo que van a pensar… Tenemos a gran parte de la  población muy lejos de lo que en realidad son.

Esto para los niños es mortífero porque viven en la etapa en la que, si les quitas la espontaneidad, les has arrancado la parte más importante de su esencia. En el mundo actual,  la creatividad, la iniciativa, el comunicarse y relacionarse es fundamental… Si tenemos a los niños excesivamente exigidos y controlados, haciendo deberes todo el día, les va minando y castrando. Cada vez hay menos gente natural, espontánea, y esto no es incompatible con estar formado y ser un buen profesional… Parece que un buen profesional tiene que ser rígido, grave… Me sorprende mucho. Creo que el efecto de la responsabilidad mal entendida está haciendo estragos.

Es frecuente, por otro lado, encontrarte con padres que piensan que el docente es Dios, un ser todopoderoso o, todo lo contrario, les desproveen de toda autoridad y les llevan la contraria por sistema. Digo yo que hay un punto medio… Si conoces a tu hijo, conoces el momento vivencial en el que se encuentra, por mucho que te digan que tiene que hacer un montón de deberes, si tú ves que el chaval está de una determinada manera, regúlalo, filtra… Si un chico vive una crisis de ansiedad brutal y necesita hablar, ¿cómo va a estar hasta las doce de la noche haciendo deberes?

Creciendo con Eco: ¿Qué otros tipos de casos se están viendo en los Departamentos de Orientación de los Centros Escolares?

EloísaEstamos viendo situaciones que, aunque también se producían antes, ahora se presentan, de forma  mucho más dolorosa: separaciones de la pareja de padres altamente traumáticas, en las que los niños se encuentran en primera línea del fuego cruzado entre los padres. Como resultado de ello, el niño presenta un retroceso escolar repentino y evidente, elevada tristeza, aislamiento social, nerviosismo, tensión, conductas agresivas… Es una respuesta a la agresión recibida y a tener que ocuparse del cuidado de uno de los progenitores, o de tener que defender a uno de ellos del ataque del otro… Esto lesiona el psiquismo del niño de tal modo que ¡cómo va a centrarse en lo suyo…!

Creciendo con Eco: Se le está privando de la posición de niño, muchas veces pasa a tener que ocupar el puesto del adulto.

EloísaEfectivamente, es realmente lamentable… Es una opción liberadora el dejar de convivir con alguien si la situación no funciona pero es altamente traumático para los hijos utilizarlos como arma arrojadiza o como interlocutores…

También atendemos muchos casos de adopción. A muchos padres les cuesta asumir que aunque reciban a su hijo con todo el deseo y el amor del mundo, el sufrimiento psíquico vivido por el hijo, deja sus huellas, y el niño será quién pueda ser, no lo que quieran sus padres que sea, por muchas posibilidades que le ofrezcan. El tiempo que se tarda en asumirlo, influye mucho en el futuro del hijo…

No debemos dejar de mencionar a otro grupo importante de niños y adolescentes que vienen de otros países, con situaciones familiares muy duras, sintiendo un desgarrón interno brutal porque allí han dejado a familiares, amigos, sus costumbres y su cultura. Llegan a un mundo nuevo en el que, supuestamente, todo es más fácil, pero no es así: al niño le han trasplantado de lugar y demasiadas veces sin haberlo preparado lo suficiente.

87ec4edf82d7d8f0289ea884415eda22

Creciendo con Eco: Sí, el mundo está cada vez más globalizado, viene gente de todos los países y eso es algo que influye.

EloísaSí, eso es, el mundo está cada vez es más globalizado. Está comprobado que, si en el centro escolar hay alumnos de acogida y figuras adultas de acompañamiento, estos niños que vienen de fuera, se sienten mucho más sostenidos, mucho más acompañados que si los dejas solos y ahí te las compongas…

Parece que cada vez somos más conscientes de que todo esto afecta. Antes algo tan básico como que el niño o el adolescente, no es únicamente depositario de conocimientos, sino un ser que piensa, siente, razona, le pasan cosas… estaba completamente silenciado…. Se ha visto una evolución enorme en este sentido.

Hay mucho por hacer y mucho que ya se está haciendo, se les puede ayudar muchísimo. Aunque se esté en un momento delicado, todas las épocas tienen sus complicaciones, también ahora hay más recursos, somos más conscientes de que todo esto, afecta.

Hace algún tiempo, algo tan básico como que el niño  y/o el adolescente no es únicamente depositario de conocimientos, sino un ser que piensa, siente y razona, no estaba realmente registrado. Ha habido una evolución enorme, hay mucho esfuerzo y trabajo detrás… ahora se reflexiona más, se integran más las cosas, se incluyen lo que las situaciones producen a nivel emocional… es una forma más sana de considerar al niño…

El poder pensar, por ejemplo, que una dificultad de una capacidad básica de un alumno, pueda estar relacionada con el contexto en el que está inmerso, era algo muy difícil de entender hace algún tiempo, se pensaba curiosamente que una cosa no tenía que ver con a otra… ahora ya no, afortunadamente…

Se dan situaciones complicadísimas en los niños. Si los escuchamos, si les damos un espacio para hablar, nos cuentan, por ejemplo,  que ha tenido que llamar a la policía porque su madre ha ingerido un exceso de pastillas y esta tirada en el suelo, o le acaban de intervenir a vida o muerte a su padre, o sus padres se acaban de separar, o su hermano ha sufrido un accidente gravísimo, o a él le han intervenido de un tumor, o no ve prácticamente a sus padres, o está sobreexigido, o no tiene amigos, o presenta una elevada ansiedad interna por cualquier otra cosa… ¿cómo no van a cometer errores cuando suman y restan?

Estas situaciones evidentemente influyen… Afortunadamente, esto ha cambiado muchísimo y se es más consciente de la repercusión del contexto y el mundo interno del niño tanto en lo personal, como en lo académico.

Los casos, sin embargo, más llamativos en los centros escolares, por su conducta altamente disruptiva, impulsiva y, en ocasiones, violenta, corresponden a la de algunos adolescentes… Su actitud, muchas veces altiva y prepotente, así como su ya elevado desarrollo físico, dificulta muchas veces que el adulto perciba el elevado sufrimiento psíquico que hay tras esa conducta.

Es muy necesario que a los agentes primarios de la sociedad (pediatras, profesores…), fundamentales en detección de dificultades en niños y adolescentes, se les ayude a formarse. Gracias a ellos  se detectan muchos casos que, de lo contrario, habrían pasado desapercibidos. Los profesores tienen que estar cada vez más preparados porque lo que tiene lugar en las aulas no es fácil.

El Centro escolar cada vez tiene un rol más importante en cuanto a la contención y el acompañamiento psíquico del niño y del adolescente, en algunos casos, es el único agente, debido a que la familia no dispone de recursos

Creciendo con Eco: Cada vez hay más profesores que están preparados en ese sentido y eso es muy positivo.

EloísaSí, así es, soy testigo directo de que cada vez hay más casos en los que el único  punto de apoyo para el niño o el adolescente, es un profesor y esto es emocionante…  Hay muchos chavales que se sostienen por el centro, porque les acompañan, les escuchan y les sostienen. El Centro escolar cada vez tiene un rol más importante en cuanto a la contención y el acompañamiento psíquico del niño y del adolescente, en algunos casos, es el único agente, debido a que la familia no dispone de recursos.

Creciendo con eco: Es una labor crucial…

EloísaY hay muchos alumnos que luego vienen y te lo dicen… “Si no llega a ser por estos años en el centro, no sé qué hubiera sido de mi vida…”.

Creciendo con eco: Habrá otros que no lo piensen, pero en los que haya sucedido lo mismo.

Sigue la conclusión de la entrevista en su segunda parte, próximamente disponible en Creciendo Con Eco.

(Entrevistadores: Carmela Salillas y Francisco López Moreno)

Anuncios

Un comentario en “Entrevista a Eloísa Samaranch, “El Centro escolar cada vez tiene un rol más importante en cuanto a la contención y el acompañamiento psíquico del niño y del adolescente”

  1. Pingback: No se encontró la página | Creciendo con eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s