Entrevista con Maria Coviello, una vida entre colores, dibujos, arteterapia, libros, música y niños

DSC_0378 copia

Maria Coviello

En esta segunda parte de la entrevista nos centraremos en la relación padres-hijos, en las dificultades que puedan encontrar los niños criados en familias adoptivas, en las nuevas familias homoparentales y en los problemas que más afectan a los niños en la actualidad.

Si todavía no has leído la primera parte de la entrevista, puedes hacerlo en este enlace.

 

Los niños tienen una agenda repleta (loca, demasiado llena) están llenos de obligaciones, nunca se aburren y nunca se quedan sin hacer nada.

¿Cómo observa usted que se relacionan los adultos, los padres, la sociedad actual con los niños?

Para mí mal, quizás sea demasiado crítica. A lo mejor ahora alguien está empezando a escucharlos un poco más pero veo demasiadas expectativas (hacia los niños). Los niños son empujados hacia la competencia que es una cosa que yo no soporto pero está muy presente. Ahora diré algo que quizá sea banal, pero que pienso como cierto: los niños tienen una agenda repleta (loca, demasiado llena) están llenos de obligaciones, nunca se aburren y nunca se quedan sin hacer nada. Siempre necesitan llenar los espacios vacíos, no queda tiempo libre. Lo de llenar los espacios vacíos es una fijación de los adultos, ellos mismos llenan sus espacios vacíos porque están aterrorizados por el silencio o por quedarse solos con ellos mismos y esto lo trasmiten a los niños.

Pienso también que los adultos dejan a los niños demasiado poder de decisión. Muchas veces oigo frases del tipo: “él quiere hacerlo” o “lo ha decidido él”. En una semana los niños hacen muchísimas cosas, están agotados y finalmente terminan teniendo muchísimo estrés y ansiedad. En mi casa, la primera cosa que hacen es echarse al sofá. Soy consciente de que hay obligaciones en sus agendas, pero intento regalarles un poco de paz en la hora y media que están conmigo.

¿Cree que los padres son conscientes de la importancia que tiene el escuchar a sus hijos para que crezcan psicológicamente sanos?

Creo que no. Hablando en general todos te contestan que es muy importante, sin embargo, la escucha es una cosa que no se ve muy a menudo. Tanto entre los adultos como entre los adultos y los niños. Los niños no escuchan con facilidad quizá porque no están acostumbrados a ser escuchados.

¿Cuáles piensa son los problemas de los niños criados en familias adoptivas? (Siendo las adopciones mucho más frecuentes que en generaciones anteriores)

Aquí necesitaríamos una entrevista sólo para esta pregunta. Yo puedo hablar un poco por experiencia personal y un poco por experiencias que me han sido contadas. Yo soy adoptada ¿lo sabíais?

Una de las dificultades con la que hoy en día un niño adoptado se puede encontrar es, que si es de otra nacionalidad y el color de su piel es diferente, podría tener problemas de aceptación racial y, desgraciadamente, experimentar fenómenos de racismo podrían llevarle a tener problemas en aceptar sus orígenes. Yo que soy italiana y físicamente soy igual a todos los demás he sentido menos este problema con respecto a un niño adoptado brasileño negro que no se siente ni brasileño ni italiano. Esto podría causar un importante conflicto en su interior. Existe la necesidad de un viaje de vuelta al propio país de origen. La exigencia de buscar nuestras raíces la tenemos un poco todos.

4991 copia

Ilustración de Maria Coviello

Seguramente, algo que tenemos en común todos los adoptados es que nos sentimos como peces fuera del agua, quizá el sentimiento de un gran vacío en nuestro interior, tener miedo a ser abandonados y tener una gran inseguridad por el hecho de no haber sido aceptados por nuestros padres biológicos. Esta herida originaria, más o menos, todos la llevamos dentro con sus consecuencias.

¿Hoy en día los padres están preparados para acompañar a sus hijos en esta búsqueda?

También sobre este asunto puedo hablar no por experiencia personal si no por lo que me han contado. Unos sí y otros no. Algunos acompañan a sus hijos en la búsqueda de los padres biológicos mientras que otros tienen miedo a ser abandonados, miedo a que sus hijos puedan irse, quieran volver al país de origen o quieran buscar a sus padres biológicos.

Seguramente, algo que tenemos en común todos los adoptados es que nos sentimos como peces fuera del agua, quizá el sentimiento de un gran vacío en nuestro interior, tener miedo a ser abandonados y tener una gran inseguridad por el hecho de no haber sido aceptados por nuestros padres biológicos. Esta herida originaria, más o menos, todos la llevamos dentro con sus consecuencias.

Recientemente el derecho a casarse de las parejas homosexuales ha generado debate en Italia debido a la culminación de la aprobación de la ley sobre las parejas de hecho del 5 de junio de 2016. ¿Ha podido observar alguna reacción al respecto en los niños o padres con los que trabaja? ¿Qué opinión tiene usted sobre el matrimonio de parejas homosexuales? ¿Cree que esto puede tener alguna influencia sobre las nuevas generaciones de niños?

Empiezo por la parte fácil, mi opinión obviamente es favorable. No tengo ningún problema con respecto al matrimonio de las parejas homosexuales. Quien se quiere, que se case si quiere casarse, da igual que sean dos hombres o dos mujeres. Lamentablemente, en mi entorno no veo mucha abertura: los que se expresan lo hacen en contra y los otros se callan.

Cuando escucho niños que dicen frases del tipo “¡qué asco!”, yo intento siempre hacerles pensar contestando: “¿si tu mejor amigo fuera así te daría asco?” Cuando los traes de vuelta al mundo real al menos se paran un poco a pensar. Es evidente que hay condicionamientos muy potentes, quizá porque vivo en un ambiente católico.

Con los padres no hablo mucho sobre este asunto. Los padres llegan a recoger a sus hijos y en seguida se van.

Otro problema es que no están suficientemente en contacto con la naturaleza. Estar en contacto con el medio ambiente, como pasear por el bosque, no es lo mismo que jugar un partido de fútbol en un campo deportivo.

¿Cuáles son los problemas que usted cree más afectan a los niños en la actualidad?

Poco espacio para ellos mismos. Escasos espacios vacíos que se prolongan en el tiempo en los que puedan entrenar la paciencia, la espera y la escucha. Son todas cosas entrelazadas. Yo tengo cuarenta años y muchas veces estoy cansada porque tengo muchas cosas que hacer pero… ¡a los niños pasa lo mismo! Un niño no tendría que tener muchas cosas que hacer además de la escuela y los deberes. Debería ser más libre, pasar más tiempo al aire libre, haciendo un juego libre. No tendría que estar siempre guiado por los padres, entrenadores o educadores. Los niños están siempre en compañía de un adulto que les dice qué tienen que hacer y cómo hacerlo. Para mí esto es uno de los mayores problemas.

Además hay padres muy ansiosos y aterrorizados por muchas cosas como coger frío o hacerse daño. Los padres tienen un excesivo control, los atormentan con muchas observaciones y terminan encerrándolos en una bola de cristal. En un momento dado la bola se rompe y los niños ya no saben reaccionar ante un fracaso o una simple dificultad. No teniendo un espacio para mirar en su interior no saben quiénes son y qué es lo que quieren. Quizás esté exagerando porque los niños pueden encontrar la manera de afrontar sus dificultades, pero lo tienen mucho más complicado de esta manera. Los niños tendrían que aprender a diferenciar lo que quieren ellos de lo que quieren sus padres, pero muchas veces no lo consiguen porque los padres están demasiado presentes.

Otro problema es que no están suficientemente en contacto con la naturaleza. Estar en contacto con el medio ambiente, como pasear por el bosque, no es lo mismo que jugar un partido de fútbol en un campo deportivo.

Forza copia

Ilustración de Maria Coviello

¿Qué cree usted que necesita un niño para constituirse en un sujeto sano?

¡Lo que acabo de decir! Tener un espacio propio, ser libre de expresarse, estar en contacto con la naturaleza y además hacer cosas manuales, leer y escribir.

¿Cuáles son los puntos fuertes que tienen los niños de hoy?

Los niños tienen siempre mucha creatividad. Quizás hoy, con respecto al pasado, han dado un paso adelante. ¿Es un positivo ser más tecnológicos? No lo sé, yo quitaría todo: ordenador y televisión, pero también entiendo que es una posición extremista y puedo equivocarme. Quizás no hay mucha diferencia entre los niños de ayer y de hoy. Los puntos fuertes de los niños son su energía, su creatividad, su inquietud y valentía y conseguir ver el lado positivo de las cosas. No son pesimistas ni quejicas, salvo algunos casos. Tienen una gran fortaleza interior y no ven el aspecto trágico de la vida, quizás por falta de experiencia, pero eso los ayuda a levantarse.

DSC08718 copia 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s